LATAM e-News – Marzo 2018
Carta de Arturo

Arturo García Rosa
Presidente & Fundador de SAHIC


¿De local o visitante?

En la jerga del fútbol la cuestión no presenta muchas dudas: el jugar como locales es otra cosa.

“En casa” somos favoritos, conocemos todos los detalles, recovecos y secretos del lugar, los trapos (banderas, estandartes, tambores y algunos “otros juguetitos” especialmente preparados para la ocasión) están allí a mano. Si las cosas andan bien “estamos todos”. Si la racha es un poco adversa o el tiempo no acompaña, “somos algunos menos”. Pero en casa es otra cosa, la pasamos bien y si el equipo gana, lo que “no dudamos” hasta que la realidad nos diga otra cosa, mucho mejor. Si perdemos, el refugio de los amigos, la casa o el bar son todos un buen remanso para apagar las penas.

De visitante es otro cuento.

Hay que contratar los micros (o el avión si es muy lejos y la economía lo permite) para llevar tanto a jugadores como a la hinchada. De local o visitante, la hinchada completa el partido. No hay nada más cruel que jugar un partido a puertas cerradas. Cuando llegas a las grandes ligas, se juega para la tribuna y si éstas están vacías, o solo con unos pocos que han sabido burlar inconvenientes y restricciones, nos invade una gran desazón y un estado de gran frustración se apoderada tanto de jugadores como de dirigentes. Si se gana, se tiene el placer de gozar a los locales en su propia casa pero si se pierde, el retorno se hace duro y especialmente interminable. Para qué cornos habremos hecho el esfuerzo de ir hasta allí.

Me he tomado la licencia de mi origen, ocurrido en el entorno de un pueblo que hizo del fútbol su más grande pasión y que le dio a ese deporte dos de los más grandes jugadores de la historia, Maradona primero y Messi después, para utilizar esta semblanza, en la creencia que el paso ya de tantos años en la vida como en la industria (por ahora revelaré solo los de esta última: este año son 41 en la industria, los otros los guardo para otra ocasión o los dejo para la deducción del amigo lector) hacen que a embriones de ancianos como yo, se nos perdone casi todo.

Cuando nos decidimos a lanzar SAHIC, allá en la cresta de la ola inmobiliaria que colapsara casi en coincidencia con la apertura de su primera edición, no teníamos ninguna duda que jugar de locales era otra cosa. A tal punto que a fuerza de fanatismo, aplicamos la localía a ultranza y nos largamos en Buenos Aires a pesar de que para ese entonces, a fuerza de millas y millas en los aviones y de acumular año tras año la más alta categoría de al menos dos compañías aéreas (para los latinoamericanos una sola todavía no cubre todas las necesidades para conectarse con el mundo entero), mi corazón porteño había adoptado a Latinoamérica como su guardián.

Con más de 40 años en la industria, recorrer primero, participar más activamente después para finalmente terminar siendo uno más de sus speakers, ha sido una constante en los más grandes eventos de inversiones de la industria: NYU, Berlín Forum y tantos otros.

En todos, se ensayó de una y otra forma que el capítulo Latinoamérica, México o Brasil y, dependiendo las olas, algunos otros destinos de nuestra región, tuvieran su lugar.
A nosotros, los latinoamericanos, nos movía participar en aquellos eventos tratando de contactar nuevos jugadores, principalmente, nuevos inversores. En definitiva, de eso se trata ampliar la base de lo que tenemos.

Lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. El desarrollo de la industria de hoteles y turismo en Latinoamérica debe continuar y para eso es necesario promocionar nuestras fortalezas, exponer nuestras oportunidades y captar nuevos jugadores que se sumen a los que ya lo están haciendo.

La tarea de promoción de inversiones es un camino largo, que necesita de un plan, una estrategia y una batería de acciones, la que incluye jugar de visitante y hacer el mejor papel de modo de aprovechar el esfuerzo que eso requiere.

Jugar de local también incluye esfuerzos, pero en casa es otra cosa, tenemos todo. Como dije, “en casa” somos favoritos, conocemos todos los detalles, recovecos y secretos de lugar, “todos los trapos” están allí a mano.

Esa ha sido la razón por la cual SAHIC se concibió como una plataforma de promoción de inversiones que sesionara en la región. No dudamos que era el modo para facilitar el acercamiento de jugadores y destinos locales a un conglomerado de importantes jugadores internacionales.

SAHIC South America ya cuenta con 10 ediciones. Una primera en Cuba, la isla más grande del Caribe, y una primera en Centroamérica, Costa Rica, son solo el comienzo de un trabajo que recién comienza, que se renueva en el comienzo del segundo decenio de SAHIC, una plataforma que nos permite jugar de locales para abrir nuestros destinos y oportunidades a un gran universo de jugadores internacionales que se enfrentan al desafío de invertir en un mundo que cambia cada vez a mayor velocidad, donde otrora mercados poco predecibles como la mayoría de los nuestros comienzan a ser cada vez más confiables y estables que aquellos que por años reclamaron de nosotros lo que muchos de ellos parecen hoy dudar de querer sostener.

Es una obligación de todos los que hacemos SAHIC hacer cada día más actual, más profesional, más efectiva esta herramienta puesta a disposición de toda la industria para sostener la más grande plataforma de promoción de inversiones en la industria de los hoteles y turismo en Latinoamérica.

Agradecemos el apoyo constante de todos quienes confían año tras año, evento tras evento, haciendo posible de esta manera que SAHIC sea una poderosa herramienta para el desarrollo del turismo en toda la región.

En SAHIC ganan todos, los que juegan de local y los que van de visitantes.

Nos vemos pronto, en uno de los encuentros de este 2018.