LATAM e-News – Febrero 2018
Carta de Arturo

Arturo García Rosa
Presidente & Fundador de SAHIC


Sudamérica frente a una nueva era de oportunidades.

Un rápido vistazo a la performance del negocio del turismo en el último año en la región, de los cuales dimos cuenta en la nota del mes de pasado, sumado a algunos cambios ocurridos y otros que se vislumbra ocurrirán en breve en algunos de los países del cono sur y auguran que lo ocurrido en 2017 será solo la punta del iceberg de lo que vendrá y asoma como un nuevo proceso de crecimiento que merece tenerse en cuenta.

Señalaba entonces en la nota referida la confirmación de una sorpresa anunciada: el pase de Chile y Colombia del segundo segmento al primero, en el ranking de los grandes jugadores de la región. Ese segmento eternamente cubierto por las otrora dos grandes economías de la región, Brasil y Argentina, ya no será más un segmento de dos jugadores.

Colombia

Definitivamente, Colombia avanza por un camino decidido de crecimiento, confirmando que el camino de la paz le ha devuelto las posibilidades de desarrollo que por mucho tiempo parecieron adormecidas. Este ha sido un largo camino que se inició en la era del presidente Uribe, se continuó con su sucesor Santos y promete proseguir en los años por venir. Una sociedad a la que la adversidad la ha hecho madurar y entender que las estrategias de largo plazo, los objetivos comunes, al margen de los colores partidarios, aseguran, casi siempre, lograr objetivos superiores.

Este año habrá elecciones presidenciales en Colombia. El próximo 27 de mayo se celebrará la primera vuelta donde hará falta obtener la mitad más uno de los votos para poder proclamarse vencedor, caso contrario habrá una segunda vuelta el 17 de junio.

Chile

Si bien el indiscutido líder del 2017 ha sido Chile, lo he dejado para tratar en segundo lugar en función de la dependencia que su crecimiento ha tenido basado en el mercado argentino, los que han contribuido con el 52% de los arribos en el año pasado, algo que muchos señalan puede ser una amenaza en el futuro.

En lo personal creo que Chile, la economía quizás más estable de toda la región, sin duda ha levantado su piso y será difícil desplazarlo fácilmente de aquel primer segmento de grandes jugadores de Sudamérica.

Si bien las comparaciones no siempre funcionan bien, siempre se ha dicho lo mismo de México con relación a los Estados Unidos de Norteamérica. Sin embargo y a pesar de los vaivenes políticos y económicos, sigue siendo uno de los grandes jugadores mundiales.

El próximo 11 de marzo será la hora del retorno de Piñera para asumir su segundo mandato presidencial para reemplazar a la Sra. Bachelet. Un notorio cambio de color que la sociedad respaldó en las urnas de manera sorprendente y que ha llenado de optimismo no solo a los chilenos sino al mundo en general. Todo hace vislumbrar que la economía tendrá por delante un ciclo de crecimiento que, de todas maneras, impactará en el negocio de hoteles y el turismo.

Brasil

Brasil, el gran motor de la región golpeado por una serie de implosiones que impactaron en el terreno político para derrumbar el camino del crecimiento económico que deslumbrará al mundo entero, se apresta para las elecciones presidenciales que ocurrirán el próximo 7 de octubre.

(Woop, pareciera que ese día está llamado a ser un día importante para Brasil, para la región, para el mundo y particularmente para mí, si se me permite la licencia. Parecía impensado que un día podría a llegar a cumplir la edad que acumularé ese día. Woop! Unbelievable!)

La incertidumbre es grande respecto de quien será finalmente quien comande los destinos de la más grande economía de la región, si bien con la reciente confirmación de la posibilidad cada vez más cierta que el ex presidente Lula pueda no ser parte del próximo proceso eleccionario, resulta más probable que un cambio de rumbo, el cambio de rumbo que el mercado espera, pueda ser posible. De todos modos, aun cuando tímidamente, las señales de recuperación han comenzado finalizando un largo y penoso proceso recesivo que tanto daño le hizo al país y a la región en general.

Argentina

Respecto de Argentina, al margen de la incertidumbre local, donde el penoso proceso del período kirchnerista ha resultado devastador tanto para su economía como para la moral de gran parte de su población, la confirmación que la sociedad ha hecho del nuevo rumbo a través de los resultados de las elecciones de medio término de fin de año pasado, han alentado la incipiente llegada de inversiones extranjeras, lo que sin duda es, aunque aún tímido, el comienzo de lo que será un largo proceso de crecimiento que quedará claramente expuesto en los próximos años.

Argentina está comenzando a desatar aquel enjambre legado por la larga noche kirchnerista para no solo revertir sus desastres económicos sino, lo que es más importante, comenzar a recorrer el camino de la recuperación de los valores que han hecho de ese país un modelo a seguir, que tuvo todo para ser una potencia mundial y lo dilapidó seducido por la “dama de la eterna bonanza”.

Perú

Con relación al país cuya economía es la que más ha crecido en los últimos años en Sudamérica, cabe mencionar que el escándalo Odebrecht ha impactado decididamente en su economía y política quizás como en ningún otro país de la región más allá de Brasil.

La caída de uno de los más grandes conglomerados económicos peruanos como es el caso de Graña y Montero ha impactado no solo en el grupo, sino en parte de la economía del país, apunto tal que algunos economistas le adjudican que algún punto de menor crecimiento de su PBI sería responsabilidad de dicha caída.

En lo político tuvo lugar el reciente escándalo que involucró al presidente Kuczynski y que puso en peligro su continuidad como tal, para ponerlo en la necesidad de volver a producir importantes cambios en su gabinete.

En casi cualquiera de los países del mundo, una combinación como la mencionada podría haber sido sino letal, de importantes implicancias, como de alguna manera ocurriera en Brasil. Sin embargo Perú demuestra con éstos episodios que su crecimiento de los últimos años no solo ha sido en términos de economía, sino en maduración de una sociedad que busca un destino de grandeza como quizás no haya conocido desde los tiempos de sus imperios.

Venezuela

Para cerrar las novedades con reacción a cuestiones políticas en la región, una rápida mención a las elecciones presidenciales que ocurrirán en Venezuela en una fecha que en los próximos días será anunciada con la “extraña formalidad” con la que el actual gobierno se desempeña. Nada que vaya a cambiar la realidad existente ni mucho menos impactar al resto de la región, aun cuando la misma celebraría con júbilo que quien supo ser una de las grandes economías de la región pudiera volver a ocupar el lugar que se merece.

Uruguay

Para el final, Uruguay, mi país de adopción por éstos tiempos (próximo a cumplir seis años ya), “el paisito” como muchos uruguayos encantadoramente denominan a una sociedad que ha sabido adaptarse a convivir entre dos gigantes (Brasil y Argentina) y que hasta a veces se considera como si fuera una extensión de esos países, especialmente de Argentina.

Uruguay superó los 4 millones de turistas en 2017, realmente un cifra récord que definitivamente será superada por los valores que veremos en 2018.

La actual temporada de verano ha marcado el retorno de los argentinos, aquellos que nunca se terminaron de ir, pero hoy “invaden” con pasión un destino que han hecho suyo y disputan con un mercado brasileño que, aunque importante, aún está lejos en número de lo que provee “el vecino de la otra orilla”.

Ecuador

Para terminar, cabe señalar el retorno de Ecuador al camino de crecimiento con el 9% de incremento de llegada de turistas en 2017, lo que pareciera será el comienzo de un nuevo proceso al alza luego de dos años de caída.

En lo político, este último fin de semana la sociedad ha fortalecido al actual gobierno, respaldándolo con el voto afirmativo en el llamado a consulta popular. Pareciera que esto abrirá un nuevo proceso en el país, ya sin la figura del ex presidente Correa como actor relevante. Los mercados han celebrado con entusiasmo este resultado.

Qué se puede esperar en 2018 y más allá

En síntesis, un marcado crecimiento de Chile, Colombia, Uruguay y Paraguay. Una tímida reacción de Argentina que “amenaza” con volver decididamente al camino del crecimiento. El esperado retorno de Brasil, quien comienza a dar pruebas que así será. Un crecimiento menor a lo habitual, pero crecimiento al fin, de Perú augura que el crecimiento del 8,9% registrado en 2017 es solo el comienzo de un nuevo ciclo hacia el alza que estimo alcanzará los dos dígitos durante 2018. Se confirmará así el inicio de un nuevo ciclo que se extenderá en los años por venir.